Normativa de tuberías

Normativa sobre Tuberías de agua potable

Cuando realizamos una reforma o adquirimos un inmueble antiguo nos surgen una serie de dudas referentes a la idoneidad de las instalaciones. Agua y electricidad son fundamentales para hacer confortable la vida en cualquier hogar. La normativa sobre tuberías ha ido cambiando a lo largo de los años. En las últimas décadas, se ha establecido como norma la instalación de tuberías para agua de consumo humano fabricadas en materiales plásticos.

Materiales como el polietileno, el polipropileno o el PVC guardan unos índices óptimos de salubridad del agua y son fácilmente sustituibles de forma económica en caso de rotura o deterioro.

Todas las edificaciones de nueva construcción, por tanto, están equipadas con tuberías de estos materiales plásticos complementados usualmente por el cobre.

Sin embargo, aún hay construcciones del pasado que conservan conductos de otra época en las que se utilizaban materiales como el plomo o el hierro galvanizado para su fabricación.

Qué dice la normativa sobre tuberías del material

La actual normativa sobre tuberías solo permite seguir utilizando las antiguas tuberías de hierro y plomo en caso de que la instalación esté en excelentes condiciones. En caso de que se detecte deterioro o envejecimiento hay que sustituirlas inmediatamente por el riesgo que supone para la salud.

El Real Decreto 140/2003 del  7 de febrero de 2003 por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano expone que el agua de consumo humano que se pone a disposición del consumidor deberá ser siempre salubre y limpia.

Un agua salubre y limpia es la que no contiene ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un riesgo para la salud humana, y para ello el Artículo 8 del Real Decreto dispone:

Artículo 8. Conducción del agua

  1. Antes de su puesta en funcionamiento, se realizará un lavado y/o desinfección de las tuberías. El material de construcción, revestimiento, soldaduras y accesorios no transmitirán al agua sustancias o propiedades que contaminen o empeoren la calidad del agua procedente de la captación.
  2. En el caso que la conducción fuera abierta, el gestor de la misma deberá proceder a su cerramiento siempre que la autoridad sanitaria considere que existe un riesgo para la salud de la población.

Por eso, desde Ovical siempre advertimos que si vive en una vivienda con más de 35 años, y detecta que el caudal de agua que sale de los grifos está reduciéndose poco a poco o aparecen manchas de humedad en paredes o techos, contacte inmediatamente para proceder a una inspección de tuberías y contemplar la posibilidad de que quizás necesite acometer una sustitución en caso de que su red de tuberías no se adapten a la normativa.

Desde Ovical realizamos la sustitución de tuberías y mejora de las redes de alcantarillado procurando siempre las menores molestias para nuestros clientes.

Confía en nuestros profesionales. Llámanos al 954 406 635 o escribe a través de nuestro formulario de contacto y solicita presupuesto sin compromiso.

Normativa sobre tuberías de agua potable. ¡Ponte al día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =