Una de las razones más habituales por las que se producen daños en tuberías es debido a la erosión que provoca la propia corriente líquida. La corriente, en la mayoría de las ocasiones, arrastra una serie de material que, debido a la alta velocidad y las turbulencias que alcanza en el interior de la tubería, provoca estas erosiones.

Daños en tuberías

La mayor parte de los daños suelen detectarse después de las curvaturas y estrechamientos o ensanchamientos de los tubos, donde se suelen producir acumulaciones del material que puede llegar a causar la rotura de la tubería.

Al pasar por los codos, el agua que circula por el interior de las tuberías alcanza grandes velocidades y turbulencias, lo que produce un desgaste de la capa protectora que se va erosionando de forma progresiva hasta dejar al descubierto el material primitivo. Material que se oxida y, de esta manera, se va produciendo un adelgazamiento de las paredes de las tuberías de manera progresiva.

Una forma de evitar que este tipo de deterioro de las tuberías por erosión ocurra es planificar la instalación del sistema con las secciones suficientes para que el líquido no alcance tanta velocidad (lo ideal sería velocidades inferiores a 2 m/s). También deberemos tener en cuenta que las tuberías de polietileno o polipropileno son menos susceptibles de sufrir este tipo de deterioro.

En Ovical, empresa especializada en desatascos en Sevilla y alcantarillado, te ofrecemos un servicio de Reparación de Tuberías sin Obras ideal para rehabilitar cualquier tubo que haya sufrido una serie de daños localizados. ¡No dude en contactar con nosotros y solicitar su presupuesto sin compromiso!

Daños en tuberías debidos a la corriente líquida

2 comentarios en “Daños en tuberías debidos a la corriente líquida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − uno =